0

Dia 17 – Lo que toleramos – #33dc21DiasDeAyunoYOracion

image

Día 17 – Miércoles 27 de enero de 2016
Por: Becky Parrilla
Lo que toleramos

image

Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira…Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos.” (Apocalipsis 2:18-20)

Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre; y le daré la estrella de la mañana.” (Apocalipsis 2:26-28)

El problema de la iglesia en Tiatira era lo que toleraba. Toleraba la inmoralidad sexual y la idolatría. La vida cristiana no es estática ni neutral. No avanzar es lo mismo que retroceder. Ser “neutral” es asumir una posición. Saber lo que está mal y no hacer algo al respecto es algo que Dios reprueba. A veces tolerar es no reprender a tiempo. Dijo Dios con respecto al sacerdote Eli en 1 Samuel 3:13: “Porque le he hecho saber que estoy a punto de juzgar su casa para siempre a causa de la iniquidad que él conocía, pues sus hijos trajeron sobre sí una maldición, y él no los reprendió.” Otras veces tolerar es no ser radical con respecto a cosas que son de vida o muerte espiritual. Dice Mateo 5:29-30: “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” También toleramos cuando nos hacemos de la idea de que Dios no ve o que a Dios no le importa. Dice Ezequiel 8:12: “Me dijo entonces: Hijo de hombre, ¿has visto lo que hacen en la oscuridad los ancianos de la casa de Israel?….Porque ellos dicen: “El Señor no nos ve; el Señor ha abandonado la tierra.” Pero lo cierto es que Dios sí ve y sí le importa. Hay relaciones que romper, oportunidades que rechazar, decisiones que tomar, y hábitos que dejar. Saber lo que está mal y no hacer algo al respecto es algo que Dios reprueba.

Leí varias veces este pasaje preguntándome si habría alguna relación entre el mensaje de reprensión a esta iglesia y la recompensa prometida a los que se arrepienten y vencen. A ellos se les promete el reino (autoridad sobre las naciones). Se les promete a Jesús mismo que es la estrella resplandeciente de la mañana (Apocalipsis 22:16). Y pensaba que muchas veces, esa tolerancia que se convierte en pecado se debe a que no entendemos nuestra verdadera recompensa. No entendemos que la recompensa que se nos ha prometido no es necesariamente inmediata. No entendemos que la mayor recompensa es Jesús mismo. Por eso se tolera la impureza por placer inmediato; se tolera la falta de perdón por “justicia” inmediata; se tolera el engaño por alivio inmediato; se tolera lo que está mal por no desestabilizar el “status quo”; se tolera lo que Dios no aprueba porque de lo contrario se puede afectar la comodidad, la economía o las relaciones, etc.

Pero hay una clase de vida que honra y glorifica a Dios, y los que viven esa vida saben que hay cosas que no se pueden tolerar aunque los beneficios no sean inmediatos. Ese es el mensaje de Jesús en el Sermón del Monte. Llora ahora, se manso ahora, ten hambre y sed de justicia ahora, se misericordioso ahora, ten un limpio corazón ahora, procura la paz ahora, se perseguido por causa de la justicia ahora…pero alégrate, eres bienaventurado, porque serás consolado, heredarás la tierra, serás saciado, recibirás misericordia, verás a Dios, serás llamado hijo de Dios, tuyo será el reino de los cielos y tu recompensa será grande en los cielos (Mateo 5:3-12)

Algo que me encanta de todos estos mensajes a las iglesias en los Capítulo 2 y 3 de Apocalipsis es que no importando la condición de cada iglesia, hay una promesa para los que se arrepienten y vencen. Dios no se ha cansado de trabajar con nosotros. Hay perdón y poder para vivir una vida que honre a Dios por medio de la obra de Cristo en la cruz. Hay cosas que no podemos tolerar ahora porque nada vale lo suficiente como para dejar de disfrutar nuestra mayor recompensa: Jesús.

En este tiempo de renuevo oramos:
1. Que el Señor por medio de su Espíritu traiga convicción a nuestra vida con respecto a las cosas que no podemos tolerar.

2. Que no perdamos de perspectiva cuál es la verdadera recompensa.

3. Que por el poder del Santo Espíritu se operen cambios en nuestra vida hoy.

© 33dC, 2016. Unauthorized use and/or duplication of this material without express and written permission from this site’s author and/or owner is strictly prohibited. Excerpts and links may be used, provided that full and clear credit is given to 33dC and  with appropriate and specific direction to the original content.

facebooktwittergoogle plus